La mujer de Bárcenas no sabía nada.

La mujer de Urdangarín no sabía nada.

La mujer de Sepúlveda no sabía nada.

La mujer de Julián Muñoz no sabía nada.

La mía se entera de todo. Soy gilipollas.

Ojito a Dinamarca