unbelievable

True Story

Así eran los anuncios de helados en Estonia en los años 80.