Los médicos con su peculiar caligrafía…

El cerebro, siempre con sus coñas…