Por una vez el cerebro deja de ser troll para convertirse en Good Guy Brain