Lo prometido es deuda. Después de los fails de tías, llegan los de los tíos.

Cuanta razón…