Me siguen haciendo gracia los perros vestidos.

Mooooooolaaaa!