Buen monólogo de Leo Harlem en el club de la comedia, a pesar de no ser de mis monologistas preferidos.